Encontramos a tu abogado por ti
3 CLAVES para POSICIONAR tus TEXTOS en Internet

3 CLAVES para POSICIONAR tus TEXTOS en Internet

Guías de Marketing

Aprende 3 claves basadas en principios contrastados de Redacción Publicitaria que te serán muy útiles para posicionar tus textos en internet con naturalidad, estilo y ritmo.

Internet es tan basto y contiene tanta información que, sin duda, posicionar frente a la competencia o frente al infinito número de artículos que se publican diariamente, parece una tarea muy complicada, por no decir titánica. Sin embargo, contamos con multitud de herramientas que pueden ayudarnos a destacar entre la multitud. La publicidad es el mejor ejemplo para entender que, pese al gran número de competidores, siempre existe una manera de triunfar entre la abundancia. Además de la creatividad, debemos controlar otras técnicas que igualmente son clave para transmitir con solidez y garantías cuando realizamos textos en internet.

 

 

Cómo combatir la infoxicación

Es lo que se denomina infoxicación. O también podríamos llamarlo intoxicación de la información. Es decir, cuando hay tanto que al final no se ve nada. Es como querer estar al día de todo lo que sale, pero no poder dedicarle el tiempo que requiere profundizar en nada. Al final, saltas de una cosa a otra y sólo puedes ver la superficie de cada una de ellas. El número es tan elevado que no se puede más que pasar por encima sin apreciar la relevancia de cada uno de ellos.

Una forma sencilla de explicarlo gráficamente es imaginando que tienes una pelota de tenis. Si tienes a un compañero delante y le lanzas la pelota dibujando una curva cómoda para que él la pueda atrapar, probablemente la coja al aire sin problemas. Sin embargo, si tenemos un recipiente con 20 pelotas y le lanzamos todas a la vez, presumiblemente no sea capaz de coger ninguna. La acumulación de información no siempre es efectiva, puede ser, por el contrario, contraproducente.

Entonces, ¿cómo puedo destacar cuando internet es un mundo donde prima la total e infinita variedad? Puede sonar atractivo saber que en la red está todo, pero también puede ser descorazonador navegar entre tanta información irrelevante.

Es cuando se da el fenómeno contrario al que imaginábamos. Mucha información acaba produciendo el mismo efecto que la falta de información. El bloqueo y la desmotivación que se siente cuando se trata de discernir entre tanto dato y tantas entradas, impide que se pueda tomar una decisión. Es mentalmente imposible absorber, clasificar y juzgar entre tantísimas opciones.

 

Ley de Hicks

La ley de Hicks establece una relación entre el número de opciones que se disponen y el tiempo necesario para decidirte por una de ellas. Para quien navega por internet, por lo tanto, buscar y decidirse por algo entre tantísimos ejemplos y opciones, se convierte en una experiencia tan lenta y minuciosa que, al final, se convierta en inviable.

 

Ser preciso en el uso de frases clave

Una de las herramientas que mejor solucionan este problema son los buscadores. Google es la mejor herramienta. Pero, al ser también tan basta y al arrojar tantos resultados, se convierte en el paradigma de su propio problema.

Google utiliza para clasificar las búsquedas robots -o arañas- cuyos algoritmos se basan en las palabras clave utilizadas. Es por este motivo que el posicionamiento de una web esté tan determinado por el uso apropiado de estas palabras clave. Por lo tanto, si tu propósito es posicionar tu web, debes conocer las palabras clave utilizadas en tu nicho de negocio y dominar las normas fundamentales de uso de dichas palabras clave en los textos que escribas en tu web.

Para combatirlo, utiliza las palabras clave con precisión. Si no eres preciso, evidentemente, tu mensaje se diluye y se pierde en la inmensidad. Cuanto más genérica sea la palabra que utilices en tus textos mayor será el número de búsquedas asociadas a dicha palabra y mayor competencia tendrás que lidiar. Sé cuidadoso con las palabras que utilices y trata de optimizar la información que quieres destacar sobre ti o sobre tu negocio. Además, intenta ir más allá. No te conformes con utilizar palabras clave, intenta referirte al concepto utilizando frases clave, utilizando palabras genéricas combinadas con otras muy precisas y específicas.

Las frases clave te ayudarán a restringir el número de búsquedas alrededor de la palabra clave principal. Por ejemplo, no es lo mismo utilizar las palabras clave mejor abogado que utilizar el concepto mejores abogados laborales en Barcelona. El primer bloque compite con decenas de miles de búsquedas, el segundo por decenas de miles menos.

Una medida que puede servirte para conseguir formar frases clave que funcionen es agrupar de dos a cinco palabras, mezclando palabras clave y genéricas. El conjunto funcionará como una frase clave, mucho más potente que por separado.

 

Claridad en el lenguaje

Otro de los aspectos más importantes a la hora de redactar en internet es el uso que se hace del lenguaje. El redactor tiene que hacer un gran esfuerzo por pensar tal y como lo hacen los receptores de esos mensajes, es decir, los usuarios que buscan en la red, te encuentran y acaban leyéndote.

Un buen redactor tiene que ponerse en ese lugar y hablar como espera que le hablen. Y eso no significa que el lenguaje de marketing en internet sea el lenguaje que se utiliza en la calle. Internet no es un lugar donde el vocabulario no se cuide o se tenga que hablar sin precisión. Sin embargo, tampoco se puede utilizar un lenguaje tan técnico que el usuario no entienda. Saber combinar la cercanía del lenguaje utilizado junto con la rigurosidad, es un arte.

La dificultad se encuentra en saber cuándo el lenguaje debe ser claro y sencillo de entender y cuándo minucioso, técnico y ajustado. Dependerá exclusivamente de lo que el usuario espera encontrar cuando te lea. Si redactas un artículo para explicar conceptos jurídicos, el usuario querrá entenderlos, no con más términos jurídicos, sino con sinónimos y ejemplos de a pie. Si, por el contrario, tu artículo está destinado a que lo lean otros profesionales de tu campo específico, probablemente quieran encontrarse rigor conceptual, un buen empleo de la terminología legal y que se obvia la información irrelevante.

Un concepto que puede ayudarnos a saber cuándo utilizar según que vocabulario o qué lenguaje utilizar en nuestros textos web es la densidad de las palabras clave.

El número de palabras consideradas densas debe ser proporcional. Poniendo dos ejemplos gráficos, no puedes llenar indiscriminadamente tus textos pecando de ser demasiado profuso o ubérrimo, pero tampoco se puede uno convertir en el colega chachi de la red.

Un dato que nos servirá de ejemplo es que el uso de palabras densas no debería ser superior al 4 o 5 % por término medio para cada artículo que redactes en internet.

 

Ser riguroso no significa ser aburrido

Otro de los aspectos importantes cuando se escribe en internet es caer en el error de ser demasiado riguroso y, con ello, ser aburrido para el lector. También sucede lo contrario. Querer ser gracioso o divertido en muchas ocasiones provoca el efecto contrario. No somos escritores de bestsellers, pero  tampoco redactores de prospectos de medicamentos.

Por tanto, si queremos elaborar un texto con rigor pero no caer en el aburrimiento, debemos mantener una tensión entre la aportación creativa y la justificación formal de los conceptos que poco a poco se van desengranando.

Un buen redactor debe adecuar a su texto para internet el rigor conceptual, es decir, la necesidad de que lo que escribe se ajuste conceptualmente a lo que se pretende exponer, tanto en su tipología, como en el estilo y el tono elegido.

Además, tiene que ajustarse también al rigor formal. Nos referimos a los códigos de comunicación que el redactor ha decidido emplear en el marketing de su página web. La forma que el anunciante tiene de presentarse al consumidor, así como la personalidad de la comunicación, determinará notablemente la idea que tendrán sobre ti y sobre tu empresa. Busca un estilo y un vocabulario que te representen y adecúalos a la redacción de tus textos.

Para finalizar, evita el uso de clichés y de palabras y expresiones demasiado explotadas o demasiado usadas. Se corre el riesgo de alejarnos del usuario porque transmiten vacío. Por el contrario, trata de reinventar expresiones o darles la vuelta, te ayudarán a dotarles de una nueva apariencia y lograrás una perdurabilidad y personalidad que te acercarán al consumidor.

 

Conclusión

Si quieres destacar y posicionarte en internet, ten presente 3 conceptos clave que debes tener presente constantemente cada vez que escribas: el rigor, la claridad y la precisión. Son conceptos que debes integrar sólidamente y establecerlos como los ejes a través de los cuales redactar en tu web profesional. Por lo tanto, antes de escribir, es necesario que tengas las ideas claras, sepas bien sobre qué vas a escribir y lo combines con precisión y rigor.

 

 

 

En esta web utilizamos Cookies indispensables y de análisis para asegurarte el mejor servicio. Al navegar por el sitio asumimos que estás de acuerdo.