Encontramos a tu abogado por ti
Factores Clave para tener Éxito Profesional según Robert T. Kiyosaki, gurú de las Finanzas

Factores Clave para tener Éxito Profesional según Robert T. Kiyosaki, gurú de las Finanzas

Guías de Marketing
Algunas de las claves que Robert T. Kiyosaki explica sobre cómo tener éxito profesional comentadas y relacionadas con el marketing digital. Qué factores diferencian un buen profesional de un profesional de éxito, según el aclamado gurú de las Finanzas y autor del bestseller Padre Rico, Padre Pobre. Robert Kiyosaki nos enseña, tal y como él mismo proclama, que es dando cuando se recoge el verdadero fruto. Y dar, según nos cuenta a través de numerosos ejemplos, es clave para encontrar el equilibrio entre subirse al trepidante mundo capitalista y sumarse a la lucha por estrechar las diferencias sociales y económicas.  

 

Clave 1: Trabajar para aprender, no para ganar dinero

El libro “Padre Rico, Padre Pobre. Qué les enseñan los ricos a sus hijos acerca del dinero, ¡que los pobres y la clase media no!” contiene grandes lecciones para el manejo adecuado de empresas. Es un manual donde apuntar, una tras otra, las lecciones que, a modo de capítulos, nos ofrece su autor, Robert T. Kiyosaki. Una de sus máximas es la que encabeza nuestra lista. Trabaja para aprender, no para ganar dinero. ¿A qué se refiere? O, mejor, ¿cómo llevar a cabo algo aparentemente tan utópico? Para sostener una afirmación tan gruesa nos pone un ejemplo muy gráfico y que pone de acuerdo a cualquiera que lo lea.

Los empleados trabajan sólo lo suficiente para no ser despedidos, y los dueños pagan sólo lo suficiente para que los empleados no renuncien”.

Como tú mismo puedes comprobar, hay mucho de verdad en esta afirmación. Es decir, el panorama de quienes trabajan como empleados no es muy halagador. Son, según bien nos cuenta el autor, como hámsters que se lanzan a correr por la rueda y cuando se cansan, siguen en la misma jaula. El consejo que sugiere Robert T. Kiyosaki para aquellos profesionales que quieren ganar más es que busquen un segundo empleo. Que diversifiquen. El aprendizaje constante tiene que ser el motor principal que te mueva para crecer más y ser más rentable.


Para combatir el inmobilismo aconseja que los profesionales se enfrenten a la idea de mejorar aquello que no dominan, es decir, acepten la importancia de aprender aquello que no controlan y que, a la larga, puede suponer un obstáculo para crecer. Si, en tu caso, por ejemplo, eres un profesional que siempre se ha manejado bien en la distancia corta, en la comunicación directa y el tú a tú y, sin embargo, cojeas cuando te sientas delante de un ordenador y te enfrentas a lo virtual, no desistas. Más aún si eres joven. Entendería que se lo plantease una persona con más de tres décadas en el oficio, pero si estás “en edad de crecer”, lo mejor que puedes hacer es identificar tus puntos flacos y pulirlos. De ahí que recomiende diversificar. Si obtienes otro trabajo, aprenderás muchas cosas que no hubieras tenido la oportunidad de aprender si hubieras permanecido inmóvil.  

Clave 2: Moverse para empezar

Moverse es clave porque, en cuanto empiezas, ya sabes por qué es una buena idea. Según el autor, “vivir la vida es algo muy parecido a ir al gimnasio. Lo más difícil es decidirse a empezar.” Lo que viene después, viene rodado. Una vez estás corriendo, levantando alguna pesa y sudando, sabes que hiciste bien yendo al gimnasio.  

 

         -¿Quién quiere acompañarme?-, dice Jerry Maguire antes de abandonar la agencia donde trabaja.

         -A mí me gustaría -responde sólo una mujer en voz alta-, pero me van a ascender en tres meses.

 

Pero para moverse bien también hace falta preguntarse a dónde te diriges. Si no te quieres mover de la especialidad que tienes y quieres profundizar, debes saber que se corre el riesgo de quedarse a la deriva. Si, por cualquier cosa, falla este trabajo, no tienes alternativa. Según el autor, cuanto más te especializas, más imperiosa es la necesidad de tener protección sindical. Si tuvieras que salir de tu especialidad ya no serías valioso en ningún otro ámbito.

  “Las habilidades no necesariamente son transferibles entre las distintas empresas”.
 

Clave 3: El problema de la especialización

Muchos profesionales se encuentran con problemas económicos porque no son capaces de ampliar sus conocimientos. Su dedicación a especializarse no les permite ver que, si abrazaran otras áreas, probablemente sabrían rentabilizar mejor el conocimiento que han adquirido. Igual de importante es para el autor la especialización como el conocimiento financiero para rentabilizarlo. El problema de especializarse radica en que no se atiende a uno de los factores clave para obtener éxito: la parte financiera. Para entender el concepto, se apoya en el modelo económico de Mc Donald’s. Como bien nos explica, cualquier cocinero sabría hacer una hamburguesa mejor que la que te comes cuando vas a un Mc Donald’s. Pero, entonces, ¿por qué hay tanta diferencia entre lo que gana Mc Donald’s y el resto de cocineros? El talento no va de la mano del éxito. La diferencia, en este caso, es la gestión financiera del producto, hasta el punto de convertir la empresa en un gigante de la alimentación.

   “El mundo está repleto de personas pobres con gran talento”.
 

Clave 4: Sinergia de especialidades profesionales

La mejor manera de formarse es aprendiendo todos los aspectos de los sistemas de negocios, desde la base hasta la dirección y la gestión de la empresa. El mejor ejemplo lo tenemos en la formación de los futuros directores de las grandes empresas. La formación que reciben se basa en el conocimiento global de todas las operaciones que tienen que ver con el negocio y sus relaciones con el resto de actores involucrados. Es decir, si quieres manejarte como profesional capaz de llevar a cabo tu negocio de forma rentable, tienes que tener dominadas tres habilidades: la administración del flujo económico, la administración de sistemas y la administración de personal. Lo ideal para el crecimiento de un profesional es saltar de empresa en empresa, en lugar de especializarse sólo en una. De ahí la pregunta del autor: “¿Por qué no tratar de aprender en vez de querer ganar más?”. La Sinergia de especialidades profesionales permite ampliar tus horizontes, cogiendo allí donde no se te hubiera ocurrido a ti. La mezcla de profesionales permite recibir, de la misma manera que se puede ofrecer. La mirada global, la que de alguna forma transmite Google en su buscador, tiene más visos de ofrecer mayores garantías de crecimiento. La idea es ser capaz de integrar diferentes miradas, combinarlas, mezclarlas, para coger de aquí y de allí, entendiendo el sistema como una maquinaria que se engrasa con las aportaciones generosas de todos. 

Clave 5: Comunicación y marketing

Si quieres vender más, aprende cómo. Para aprender cómo, aprende marketing. Y para aprender marketing tienes que aprender a comunicarte. “Cuanto mejor sepas comunicarte, negociar y manejar tu miedo, más sencilla será tu vida”. El principal obstáculo que tienes que superar es el miedo al rechazo. Normalmente se tienen problemas para hablar en público porque la vergüenza y el miedo a hacerlo mal nos bloquean. Si es tu caso, intenta trabajar en algo que te obligue a frecuentar las técnicas de venta o la comunicación directa. Realiza cursos de cómo hablar en público o estudia técnicas de comunicación. Si no eres capaz de comunicarte, no serás capaz de venderte. Puedes convertirte en un profesional excelente, pero no serás un profesional de éxito.

Conclusión

Kiyosaki afirma que “además de ser buenos para aprender, vender y comerciar, tenemos que ser buenos maestros y estudiantes”. Para obtener el éxito tenemos que aprender a dar y recibir. El éxito está asociado a la confianza, pero también se asienta en la generosidad. Se debe aprender a ser buen estudiante, pero también buen maestro. Tanto si tienes éxito como si no, nos enfrentamos al dilema de dar y recibir. Pero, ¿cuándo se da? ¿antes o después? Es habitual pensar: “daré cuando tenga algo que me sobre”. Antes, como que no. Y más cuando no se tiene. Pero el problema está en que nunca sobra. Para cambiar el “Si recibes, podrás dar” en “Si das, recibirás” se tiene que llegar a un punto intermedio entre lo que le enseñó al autor su Padre Rico, es decir, ser un “capitalista ferviente que adora el juego de hacer dinero con el dinero” y lo que le enseñó su Padre Pobre, “responsable en el aspecto social, al que le preocupa mucho la asombrosa brecha que existe entre tener y no tener”.
Ponte en marcha, muévete y diversifica tus habilidades. Aprende marketing y comunicación, te ayudarán a ser más productivo en tu negocio y te permitirán crecer y desarrollarte como profesional y como persona.

        


En esta web utilizamos Cookies indispensables y de análisis para asegurarte el mejor servicio. Al navegar por el sitio asumimos que estás de acuerdo.