Encontramos a tu abogado por ti
Qué es un Abogado Fiscal y cuánto cuesta

Qué es un Abogado Fiscal y cuánto cuesta

CATEGORÍA: Tributario Fiscal
Si estás buscando un abogado especializado en derecho financiero y tributario, necesitas asesoramiento tributario, acerca de delitos fiscales o inspecciones de hacienda, los profesionales en esta rama del derecho son los abogados fiscales o fiscalistas.

Un abogado fiscal o fiscalista te podrá ayudar en todo lo relativo a impuestos, como el IVA, el IRPF, el impuesto de sociedades, etc. También podrá darte asesoramiento fiscal, tanto para personas físicas como a jurídicas y a nivel nacional e internacional. Del mismo modo, un abogado fiscal realiza operaciones de reestructuración, fusiones y adquisiciones, así como realizar asesoramiento en materia fiscal y en planificación fiscal.

Un abogado fiscal, por lo tanto, tiene conocimientos acerca de las normas tributarias, procedimientos e inspecciones, y te podrá ayudar en tu caso consiguiendo absoluciones, acuerdos con la acusación, minimización de condenas o sobreseimientos.


¿Cómo te puede ayudar un abogado fiscal?

¿Para qué problemas legales sirve un abogado fiscal? Un abogado fiscalista puede ayudarte asesorando a particulares y a empresas en los siguientes casos relacionados con procedimientos:

  • Inspecciones de Hacienda,
  • Presentación de declaraciones, impuestos, facturaciones, etc.
  • Asesoramiento jurídico fiscal y tributario,
  • Asesoramiento fiscal para empresas,
  • Planificación y asesoramiento tributario para estructuras societarias y patrimoniales,
  • Reclamaciones y actos de liquidación tributarios,
  • Consultas ante la Dirección General de Tributos,
  • Asesoramiento de Contabilidad e interpretación de normas y leyes,
  • Cálculo del impacto fiscal de operaciones empresariales y procedimientos concursales,
  • Identificación de responsabilidades tributarias,
  • Asesoramiento sobre derechos aduaneros.


Conseguir un abogado fiscal de confianza en tu ciudad que sea especialista en cada uno de los puntos anteriores puede ser clave para planificar estructuras patrimoniales, para inspecciones de Hacienda, para el cálculo del impacto fiscal de operaciones empresariales o para recibir asesoramiento fiscal y tributario.

Ventajas de contratar un abogado fiscal

Un abogado fiscal te puede ayudar a realizar multitud de trámites relacionados con inspecciones de Hacienda, responsabilidades tributarias, impuestos, declaraciones o presentación de declaraciones fiscales.
Pero, además, te puede tener las ventajas de ahorrarte mucho dinero y mucho tiempo. Si quieres saber cómo y por qué, a continuación les explicamos las ventajas relacionadas con la contratación de un abogado fiscal en tucaso.es son las siguientes:

•    Ahorrarás más tiempo

No pierdas el tiempo buscando abogados en la red, preguntando a conocidos, pedir referencias, opiniones o yendo de despacho en despacho. Ponte en contacto con abogados fiscales y solicita presupuesto en tucaso.es, sólo tienes que explicarnos tu caso y varios abogados fiscales se pondrán en contacto contigo para resolver tu caso fiscal rápidamente.

•    Ahorrarás más dinero

Ahorra mucho dinero, por ejemplo en desplazamientos, en gestionar las visitas a despachos de abogados o en las primeras citas. En tucaso.es no tienes que moverte de casa o del trabajo para encontrar el mejor abogado para tu caso. Nuestros sistemas están programados para que recibas presupuestos sólo de los mejores abogados y, además, de tu provincia. Encuentra cerca de ti abogados fiscales expertos en tu caso sin tener que moverte, buscar y hacer un sinfín de llamadas de teléfono a ciegas.
Rellena el formulario y solicita presupuestos a varios abogados. Se pondrán rápidamente en contacto contigo para ofrecerte un presupuesto.



Contacta gratis con Abogados Fiscales

Si quieres conseguir un abogado gratis en España, a continuación explicamos cómo conseguirlo para realizar tus trámites fiscales y tributarios.
Existen varias maneras de conseguirlo:

1. El más común y que más se está empezando a utilizar en internet es un modelo que incluye una ventaja respecto al más convencional: el profesional te cobra sólo si consigues aquello que demandabas. De este modo, puedes estar tranquilo porque no desembolsas ninguna cantidad de dinero si el procedimiento judicial no resulta favorable.
Para aquellos casos en los que necesites asesoramiento fiscal, sobre tributos, liquidaciones tributarias o inspecciones de Hacienda, se le asignan sólo aquellos abogados que puedan realizar con éxito los procedimientos judiciales pertinentes sin desembolsar dinero.

Si tienes que gestionar, negociar o solicitar asesoría sobre tributación, gestión e identificación de responsabilidades tributarias y fiscales o inspecciones de Hacienda, un abogado fiscal le tramitará rápidamente su caso y de una forma ágil y sin coste alguno. Se le informará de los progresos y sólo cobrará cuando se concedan las solicitudes para las que ha sido contratado.
Estos bufetes estudian tu caso, te asesoran y ayudan a elaborar informes, preparar recursos o llevar a cabo negociaciones tributarias y fiscales, todo ello sin un coste por adelantado por tu parte. En estos casos, es el bufete el que tramita tu caso y el que hace las gestiones de la forma más rápida, operativa y eficaz posible.

2. Otra forma es la de disponer de un abogado gratuito por derecho propio. Para disfrutar de ello, se tienen que cumplir con una serie de requisitos.
Tienes que acudir en primer lugar al Servicio de Orientación Jurídica (SOJ), para que te orienten, asesoren y expliquen si es necesario o no acudir a un tribunal para resolver el problema que tienes entre manos. En ocasiones puedes defender cuestiones específicas que la justicia gratuita puede resolverte.

3. En tercer lugar, puedes conseguir un abogado gratis aprovechando que muchos profesionales especialistas fiscales ofrecen una primera cita gratuita.

Este modo de gratuidad también es muy rentable para los abogados fiscales que quieren conseguir nuevos clientes y son capaces de transmitir tanto los conocimientos, la experiencia, como las posibilidades de abordar el problema con garantías.
Esta primera cita sirve para para ganarse la confianza del cliente. Además, también puede servir para saber la realidad y el alcance del tema a tratar, así como para transmitir y convencer al cliente.
Es una opción muy utilizada porque el cliente no pierde mucho tiempo y tampoco hace ningún desembolso de dinero. El profesional invierte su tiempo para captar un cliente potencial. Es una oportunidad muy interesante para ambas partes.

4. En cuarto lugar, también puedes utilizar los teléfonos que algunos bufetes facilitan online para resolver dudas o preguntas frecuentes.
Si buscas información relacionada con trámites, plazos o formas de conseguir, por ejemplo, ayuda para elaborar informes, preparar recursos o llevar a cabo negociaciones fiscales y tributarias, es la mejor alternativa de no pagar por conseguir información valiosa para tus próximos pasos hasta contratar el mejor abogado.
Una llamada por teléfono puede resolver gran parte de las dudas que quizá no sabes cómo buscar en internet.


Precio Abogados Fiscales

El coste de resolver temas tributarios o fiscales depende de varias opciones, como es el tipo de abogado o el tipo de problema legal fiscal planteado.
Puedes hacer las gestiones tú mismo y ahorrarte la contratación de un profesional, pero en muchos casos, un abogado fiscal especialista te puede ayudar a conseguir lo que necesitas en plazos más cortos y ahorrándote muchos quebraderos de cabeza por un precio que puede ser muy rentable.

¿Cuánto cuesta un abogado fiscal?

Si buscas saber el precio de la contratación de un abogado fiscalista, existen diferentes propuestas que puedes encontrar, dependiendo del profesional. A continuación explicamos el coste de las más habituales:

Abogados fiscales con honorarios variables

El precio que te puede cobrar un abogado por un servicio fiscal, normalmente, es muy variable. Depende del caso a tratar y del profesional. La forma, además, de cobrarlo también es muy variable. Hay quienes pactan precios en función de objetivos y quienes cobran provisiones de fondos en dos o más plazos, dependiendo del tipo de caso que se plantee realizar.
Normalmente, en la primera consulta con un abogado, a parte del tiempo dedicado a explicar el problema y escuchar el plan profesional que te puede ofrecer, se dedican unos minutos al final de la conversación para saber el precio del servicio, es decir, cómo y cuánto cuesta la contratación.
Esta negociación incluye los honorarios que va a cobrar el profesional y lo que puedes o estás dispuesto a pagar como cliente. En esta primera consulta (que muchos abogados ofrecen gratuitamente para poder conocer el alcance del caso, así como la capacidad económica que tiene su cliente) ambas partes dejan claro, antes de comenzar la relación profesional, el montante económico que supone la contratación y asesoría legal de un abogado fiscal.

Abogados fiscales con honorarios fijos

En otros casos, los abogados, como saben de la variabilidad de los precios que se pueden dar durante un proceso fiscal, optan por establecer pagos fijos que se pactan antes de comenzar con la relación legal.
Los pagos suelen hacerse en plazos, que comienzan con un primer pago en forma de provisión de fondos, que sirven para pagar y costear los gastos de gestión y desplazamientos que se requieran durante el proceso. Además, también incluyen parte de los honorarios que, en los siguientes plazos se completarán hasta costear el total del servicio realizado.

Variabilidad de precios

La contratación de un abogado fiscal, como ya hemos avanzado, puede cobrar los honorarios que quiera, siempre y cuando se acepten por parte del cliente. Todo es cuestión de negociar el precio con ellos.
Lo más habitual es pagar una parte al principio y otra al final. La primera en forma de provisión de fondos para pagar parte de los honorarios y los gastos de gestión y desplazamientos. Todo ello tiene un coste que requiere ser sufragado y lo normal es que el abogado solicite una antelación de fondos.



Política de cookies