Encontramos a tu abogado por ti
Qué es un abogado mercantil y cuánto cuesta

Qué es un abogado mercantil y cuánto cuesta

CATEGORÍA: Mercantil
Ofrecemos información útil y operativa acerca de la figura del abogado mercantil. Consejos sobre cuándo será recomendable acudir a un especialista mercantil para resolver problemas relacionados con el cumplimiento de los derechos comerciales y mercantiles y qué puedes esperar de un abogado mercantil cuando decidas contratar sus servicios.

En España, cualquier legislación, ley o decreto relacionado con un acto de comercio está sujeta al Derecho Mercantil o derecho Comercial, por lo que se considera competencia de un abogado mercantil.

Un abogado mercantil, por lo tanto, se hace cargo de cualquier relación jurídica relacionada con el Derecho Mercantil o Derecho Comercial. El Derecho Comercial o Mercantil regula las normas, los actos y las relaciones jurídicas relativas al ejercicio y realización de un acto de comercio, así como de la profesión de comerciante, dentro de los distintos operadores económicos del mercado.


¿Qué es un abogado mercantil y en qué casos puede serte útil?

Existen numerosas situaciones en las que un abogado especialista puede ayudarte para reclamar tus derechos mercantiles. La falta de conocimiento en materia de jurisdicción mercantil puede acarrearte problemas de desprotección legal, así como, en ocasiones, tener que asumir pérdidas económicas relacionadas con un acto comercial que un abogado especialista en materia mercantil pudiera haber evitado.

La figura de un abogado especialista, en este campo, es fundamental para afrontar cualquier problema mercantil con garantías porque los procedimientos legales, en la mayoría de casos, dan por supuesto requisitos formales que desconoce cualquier persona que no sea especialista.

Este desconocimiento supone perder, por ejemplo, tu derecho a reclamar. Para evitarlo, hemos elaborado un listado de preguntas frecuentes y artículos que tienen como objetivo resolver las dudas más habituales, así como responder a los problemas con un lenguaje cercano, sencillo y que podamos entender cualquiera que se encuentre con algunos de los problemas expuestos.

¿Qué ofrece un abogado mercantil y cómo te puede ayudar?

Los abogados mercantiles tienen la función principal de acompañar, asesorar y defender a un sujeto, teniendo calidad de comerciante o no, y a empresas ante litigios relacionados con asuntos comerciales y sus relaciones jurídicas.

Concretamente, las funciones que principalmente pueden atender son:

•    Asesoramiento en actividades comerciales

Un abogado mercantil está especializado en todo lo que está relacionado con el ámbito comercial. Por lo tanto, pueden asesorarte sobre asuntos jurídicos de tu empresa, la legalidad alrededor de tu negocio y su control.


•    Asesoramiento en documentación mercantil

Un abogado mercante también realizará todas las labores de registro que requiere tu negocio. A la hora de montar una empresa o contratar trabajadores, un especialista comercial es la mejor idea para ayudarte con los trámites y para facilitarte toda la gestión.


•    Representación legal

Si tienes cualquier problema legal con un empresario o con un trabajador, un abogado mercantil es especialista en la realización de todos los trámites jurídicos mercantiles que necesites. Su representación permite que ganes en tranquilidad y el convencimiento de que el problema quedará resuelto de un modo profesional.

Un abogado mercantil ofrece cobertura legal frente a conflictos relacionados dentro del entorno comercial. Un abogado mercantil, por lo tanto, defenderá los intereses de su cliente para que pueda afrontar con garantías cualquier problema surgido de cualquier acto de comercio, como por ejemplo son:


¿Qué ventajas tiene contratar los servicios de un abogado mercantil?

Con el objetivo de acercar y resolver las dudas principales que puede ocasionar tener problemas legales, hemos puesto a disposición del usuario las ventajas principales por las que sería interesante que valoraras la contratación de un abogado mercantil. A continuación ofrecemos algunas de las más importantes:

•    Aporta tranquilidad.

Un abogado mercantil te ofrece garantías de que cumples con la Ley y, en muchas ocasiones, te protegerá (tanto para defender tu empresa o si eres trabajador) ante posibles contingencias que puedan surgir, observando aspectos que sólo un especialista puede detectar, favoreciendo tus intereses en situaciones de riesgo.

•    Ahorro de tiempo y dinero.

Un abogado mercantil te permitirá ahorrar tiempo y dinero. Él conoce la legislación en temas comerciales y las reglas que los caracterizan, pudiendo observar pequeños detalles que te permitirán prevenir traspiés, argumentar defensas y ahorrarte litigios futuros o evitar el pago de sanciones, negociar o reclamar derechos que te permitan ahorrarte cantidades económicas importantes y tiempo gracias a la delegación.

•    Ofrece ideas.

Un abogado mercantil conoce aspectos legales que solemos ignorar o pasar por alto que pueden inclinar la balanza a tu favor a la hora de tomar decisiones comerciales. El conocimiento en temas mercantiles y comerciales pueden ayudarte de forma clave a la hora de afrontar problemas legales, prevenirlos y adelantarte ante posibles problemas relacionados. Disponer de una persona especialista en estos conocimientos puede ser un factor diferencial para que afrontes un proceso judicial con mayores garantías, en caso de que defiendas tu empresa, así como si eres o no un comerciante.

•    Ofrece seguridad.

Si estás ante un proceso judicial, un abogado mercantil te ofrece la seguridad de contar con la persona adecuada para afrontarlo con garantías. Éste defenderá tus intereses ante situaciones problemáticas y solucionarlo rápidamente.

•    Protección.

Un abogado mercantil te ofrecerá protección. Él negociará las reclamaciones y/o te protegerá ante los contratiempos.

En definitiva, un abogado mercantil puede ser un gran aliado tanto para resolver problemas que ya se han producido, como para prevenirlos. Contar con un asesor especialista en temas mercantiles te aportará asesoramiento, capacidad de negociación y mediación, así como ideas, sugerencias y un ahorro de tiempo y dinero que, a la larga, puede ser muy útil para ti.



Precios de un Abogado mercantil

Si tienes un problema mercantil, el coste que tiene resolver el problema legalmente puede ser diferente, dependiendo de la opción que elijas. Puedes defenderte a ti mismo y ahorrarte la contratación de un profesional, algo que no es habitual y que, si no eres un abogado, desaconsejamos; o solicitar un abogado de oficio, una opción interesante si no tienes capacidad económica; y solicitar un abogado mercantil.

Antes de comenzar con tu búsqueda, tienes que saber que afrontar cualquier tipo de juicio, también sobre temas mercantiles, tiene costes: desde las tasas judiciales, el coste del asesoramiento, la condena en costas, hasta las multas. En este caso, para los procesos mercantiles, el trabajador no tiene que pagar las tasas judiciales, ni abonarlas, ni presentar demanda, tanto para éste como para los recursos posteriores. Además, normalmente no se impone el pago de depósitos y se podrán obtener gratuitamente copias, testimonios o actas notariales.

¿Cuánto cuesta defenderse a uno mismo?

Si queremos saber información sobre la primera de las opciones, defenderse a uno mismo, tenemos que saber que, obviamente, es la opción más barata. En este caso, no necesitaría un abogado para presentar la papeleta de conciliación, ni tampoco el acto de conciliación o presentar la demanda.
Sin embargo, es necesario que el trabajador tenga asesoría legal si quiere presentar un recurso de suplicación ante el Tribunal Superior de Justicia de cada Comunidad Autónoma. Y si se quiere acudir en casación ante el Tribunal Supremo, es obligatorio tener abogado.
El precio de defenderse a sí mismo es muy bajo porque reduce mucho los costes. Sólo te gastarás lo que cueste imprimir y fotocopiar los documentos que tengas que presentar y el desplazamiento al juzgado.
Sin embargo, no es recomendable hacerlo. Existen muchas desventajas asociadas al desconocimiento de la ley, así como al coste en procedimientos, derechos y prácticas específicas que un abogado domina.

¿Cuánto cuesta un abogado mercantil de oficio?

Solicitar un abogado de oficio mercantil es también una de las opciones más baratas de obtener asesoría legal si tienes un problema laboral. El precio de un abogado de oficio no es cero, es decir, no es completamente gratuito. No se tiene que pagar nada por iniciar el procedimiento, pero en el caso de que el trabajador obtenga un beneficio, como por ejemplo una indemnización, dicho abogado te podrá emitir una minuta con sus honorarios, pudiendo ascender hasta un tercio de lo recibido por el trabajador.
Los abogados de oficio son abogados privados que están en el Turno de Oficio y se designan para defender a quienes solicitan asistencia jurídica gratuita.
La ventaja principal de solicitar un abogado de oficio es que inicialmente no tendrás que desembolsar nada para iniciar el procedimiento, tener acceso a peritos, deducciones o exenciones de aranceles de Notarios o Registros. Además, cuentas con un profesional con conocimiento en leyes laborales y Seguridad Social que no te cobrará si pierdes el caso.
La desventaja principal es que no puedes elegirlo. Corre a cargo del Colegio de abogados. Además, no es completamente gratuito si ganas. Podrá cobrarte hasta un tercio de lo que consigas, habitualmente más elevado que si buscas un abogado por tu cuenta.

¿Cuánto cuesta un abogado mercantil privado?

Si buscamos información acerca del precio de la contratación de un abogado mercantil, existen diferentes propuestas que puedes encontrar, dependiendo del profesional. A continuación explicamos el coste de las más habituales:

Normalmente, en la primera consulta con un abogado, a parte del tiempo dedicado a explicar el problema y escuchar el plan profesional que te puede ofrecer, se dedican unos minutos al final de la conversación para saber el precio del servicio, es decir, cómo y cuánto cuesta la contratación, una negociación que incluye los honorarios que va a cobrar el profesional y lo que puedes o estás dispuesto a pagar como cliente. En esta primera consulta, que muchos abogados ofrecen gratuitamente para poder conocer el alcance del caso, así como la capacidad económica que tiene su cliente, ambas partes dejan claro, antes de comenzar la relación profesional, el montante económico que supone la contratación y asesoría legal de un abogado mercantil.
Un abogado mercantil, por lo tanto, podrá ofrecerte fundamentalmente dos opciones de cobro: honorarios sujetos a una cantidad fija u honorarios de porcentaje.

Abogados mercantiles con precios fijos.

Los abogados especialistas en temas mercantiles, como saben de la variabilidad de los precios que se pueden dar durante un proceso mercantil, optan por establecer pagos fijos que se pactan antes de comenzar con la relación legal.
Los pagos suelen hacerse en plazos. El primer pago en forma de provisión de fondos, que sirven para pagar y costear los gastos de gestión y desplazamientos que se requieran durante el proceso. Los siguientes plazos servirán para el coste total del servicio y sus costes de gestión.
Cuando contratas un abogado mercantil, tienes que saber que no existe un precio fijo de dinero que te pueda ayudar a saber cuánto cuesta. Un abogado, en este caso mercantil, puede cobrar los honorarios que quiera, siempre y cuando se acepten por parte del cliente. Todo es cuestión de negociar el precio con ellos.


Abogados mercantiles con precios por porcentaje.

En caso de elegir un abogado que cobre por porcentaje, significa que éste te cobrará en función de la cantidad de beneficios que se obtengan del caso. Nos puede servir de orientación que habitualmente no exceden del tercio y oscilan entre el 8, el 9 y el 19% de la indemnización conseguida.


Abogados mercantiles gratuitos

A continuación explicamos cómo conseguir un abogado mercantil gratis que preste el servicio legal profesional de defensa jurídica y/o reclamaciones que necesita.

¿Cómo conseguir un Abogado Mercantil Gratis en España?


Existen varios modelos para conseguirlo. Veamos los más importantes:


1. Sólo pagas si ganas

El primero de ellos, y posiblemente el más común en la actualidad y más utilizado en la red, es el modelo que incluye una ventaja respecto al más convencional: el profesional te cobra sólo si tú también lo haces. De este modo, puedes estar tranquilo porque no desembolsas ninguna cantidad de dinero sin saber si el procedimiento judicial no resulta favorable.

En los casos en los que hayas podido sufrir una negligencia de contrato, se le asignara un abogado para que emprenda los procedimientos judiciales pertinentes sin desembolsar dinero.

Si tienes que gestionar, negociar o solicitar asesoría sobre concurso de acreedores, en la negociación de diferentes relaciones comerciales, a autónomos, adquisiciones, escisiones, constituir sociedades, etc., un abogado le tramitará rápidamente tu caso y de una forma ágil y sin coste alguno. Te informará de los progresos y sólo cobrará cuando se efectúe el pago.

Para cualquiera de los casos específicos que requiera un abogado mercantil, el profesional sólo cobrará honorarios cuando reciba la indemnización o el cobro correspondiente a las cantidades acordadas por contrato.

Estos sitios corresponden a bufetes de abogados que son profesionales jurídicos mercantiles. Éstos estudian tu caso y te asesorarán, defendiéndote para que consigas la máxima indemnización y/o beneficio económico, todo ello sin un coste por adelantado por tu parte. En estos casos, es el bufete el que adelanta las cantidades necesarias para tramitar tu caso y que se gestione de la forma más rápida, operativa y eficaz posible.

2. Abogado gratuito por derecho propio

Otra forma para encontrar asesoramiento jurídico gratuito y la contratación de un profesional porque se ha sufrido algún problema comercial, es la de disponer de un abogado gratuito por derecho propio. Para disfrutar de ello, se tienen que cumplir con una serie de condiciones.

En primer lugar, debes ir al Servicio de Orientación Jurídica (SOJ), para que te orienten, asesoren y expliquen si es necesario o no acudir a un tribunal para resolver el problema que tienes entre manos. En muchos casos, sólo es cuestión de poner en marcha otras vías para resolver el problema y sólo será necesario un abogado para defender cuestiones específicas que la justicia gratuita puede resolverte.


3. Primera consulta gratis

Otra de las formas de conseguir un abogado gratis es aprovechando el hecho de que muchos profesionales legales ofrecen una primera cita gratuita.
Este modo de gratuidad también es muy rentable para los abogados que quieren conseguir nuevos clientes y son capaces de transmitir tanto los conocimientos, la experiencia, como las posibilidades reales y la confianza para abordar el problema.
Este tipo de profesionales se valen de una primera cita gratis para ganarse la confianza del cliente. Esta, no sólo sirve para saber la realidad y el alcance del tema a tratar, sino también para transmitir y convencer al cliente. Cara a cara es el mejor escenario para transmitir la confianza que online no se consigue. Una vez conocido al profesional y la idoneidad del contacto, es posible que tengas más capacidad para saber si podrás afrontar el problema y pagar al profesional o, por el contrario, prefieras seguir buscando soluciones legales con otro profesional y/o abordes el tema de otro modo sin que te cueste nada descubrirlo.
De este modo, el cliente no pierde mucho tiempo y tampoco hace ningún desembolso de dinero. Además, el profesional invierte su tiempo para captar un cliente potencial. Es una oportunidad `porque es interesante para ambas partes.

4. Teléfonos gratuitos

Por último, otra forma de conseguir una asesoría legal gratuita es utilizando los teléfonos que algunos bufetes facilitan online para resolver dudas o preguntas frecuentes.
Las llamadas por teléfono resuelven gran parte de las dudas que quizá no sabes cómo buscar en internet y preguntando directamente puedes resolverlo más rápido y de forma más eficaz.

Variabilidad de precios de un abogado mercantil

La contratación de un abogado mercantil puede ser el que quiera el profesional. Todo es cuestión de negociar el precio con ellos.
Lo más habitual es pagar una parte al principio y otra al final. La primera en forma de provisión de fondos, es decir, para pagar parte de los honorarios y los gastos de gestión y desplazamientos. Todo ello tiene un coste que tiene que ser sufragado y, lo normal, es que el abogado solicite una antelación de fondos.


En esta web utilizamos Cookies indispensables y de análisis para asegurarte el mejor servicio. Al navegar por el sitio asumimos que estás de acuerdo.