Encontramos a tu abogado por ti
Qué es un abogado laboral y cuánto cuesta

Qué es un abogado laboral y cuánto cuesta

CATEGORÍA: Laboral
Toda la información  específica acerca de la figura del abogado laboral. Consejos sobre cuándo será recomendable acudir a un especialista para resolver problemas relacionados con el cumplimiento de los derechos como empresa o como trabajador y qué puedes esperar de un abogado laboralista cuando decidas contratar sus servicios.

La Constitución Española prevé en su punto 1 que “todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo [así como, también] la ley regulará un estatuto de los trabajadores”. Esto significa que la Constitución se encarga de regular los derechos de los trabajadores y los abogados laboralistas se encargan dar cobertura legal cuando surgen problemas relacionados con el cumplimiento de dichos Estatutos de los trabajadores.

¿Qué es un abogado laboral y en qué casos te puede ayudar?

Existen numerosas situaciones en las que un abogado laboralista puede ayudarte para reclamar tus derechos laborales. La falta de conocimiento en materia de jurisdicción laboral puede acarrearte problemas de desprotección legal, así como, en ocasiones, tener que asumir pérdidas económicas por impagos de salario o situaciones de desempleo por despidos que un abogado especialista en materia laboral pudiera haber evitado.

La figura de un abogado laboral es fundamental para afrontar cualquier problema laboral con garantías porque los procedimientos legales, en la mayoría de casos, dan por supuesto requisitos formales que desconoce cualquier persona que no sea especialista. Este desconocimiento supone perder tu derecho a reclamar. Para evitarlo, en tucaso.es hemos elaborado un listado de preguntas frecuentes y artículos que tienen como objetivo resolver las dudas más habituales, así como responder a los problemas con un lenguaje cercano, sencillo y que podamos entender cualquiera que se encuentre con algunos de los problemas expuestos.

¿Qué ofrece un abogado laboral y cómo te puede ayudar?

Los abogados laboralistas tienen la función principal de acompañar, asesorar y defender a empresas y/o trabajadores ante litigios relacionados con asuntos laborales.
Concretamente, las funciones que principalmente pueden atender son:


Un abogado laboral ofrece cobertura legal frente a conflictos relacionados dentro del entorno laboral. Como empresa y como trabajador, se tienen deberes y derechos que se expresan en sus respectivas relaciones contractuales. Un abogado laboralista, por lo tanto, defenderá los intereses de su cliente para que pueda afrontar con garantías cualquier problema surgido de dicha relación, como por ejemplo son: reclamaciones, indemnizaciones, accidentes laborales, despidos, expedientes de regulación de empleo (ERE), inspecciones de trabajo, incapacidades laborales, invalidez, jubilaciones, pensiones y subvenciones, entre otros.



¿Qué ventajas tiene contratar los servicios de un abogado laboral?

Con el objetivo de acercar y resolver las dudas principales que puede ocasionar tener problemas legales, hemos puesto a disposición del usuario las ventajas principales por las que sería interesante que valoraras la contratación de un abogado laboralista. A continuación ofrecemos algunas de las más importantes:

•    Aporta tranquilidad.

Un abogado laboralista te ofrece garantías de que cumples con la Ley y, en muchas ocasiones, te protegerá (tanto para defender tu empresa o si eres trabajador) ante posibles contingencias que puedan surgir, observando aspectos que sólo un especialista puede detectar, favoreciendo tus intereses en situaciones de riesgo.

•    Ahorro de tiempo y dinero.
Un abogado laboralista te permitirá ahorrar tiempo y dinero. Él conoce la legislación en temas laborales y las reglas que los caracterizan, pudiendo observar pequeños detalles que te permitirán prevenir traspiés, argumentar defensas y ahorrarte litigios futuros o evitar el pago de sanciones, negociar despidos o reclamar derechos que te permitan ahorrarte cantidades económicas importantes y tiempo gracias a la delegación.

•    Ofrece ideas.

Un abogado laboralista conoce aspectos legales que solemos ignorar o pasar por alto que pueden inclinar la balanza a tu favor a la hora de tomar decisiones laborales. El conocimiento en temas como Recursos humanos, la administración de empresas o la prevención de riesgos laborales, pueden ayudarte de forma clave a la hora de afrontar problemas legales, prevenirlos y adelantarte ante posibles problemas relacionados. Disponer de una persona especialista en estos conocimientos puede ser un factor diferencial para que afrontes un proceso judicial con mayores garantías, en caso de que defiendas tu empresa, así como si eres un trabajador.

•    Ofrece seguridad.

Si estás ante un proceso judicial, un abogado laboralista te ofrece la seguridad de contar con la persona adecuada para afrontarlo con garantías. Éste defenderá tus intereses ante situaciones problemáticas y solucionarlo rápidamente. Además, ofreces una seguridad laboral a tus trabajadores, en caso de tener una empresa, ofreciendo beneficios para ambos, además de mejorar el clima laboral.

•    Protección.

Un abogado laboralista te ofrecerá protección, tanto para tu empresa como si eres trabajador, en casos de vulnerabilidad laboral. Él negociará las condiciones laborales, las indemnizaciones, los despidos, las reclamaciones y/o protegerte ante las discriminaciones, el acoso o los despidos improcedentes.

En definitiva, un abogado laboralista puede ser un gran aliado tanto para resolver problemas que ya se han producido, como para prevenirlos. Contar con un asesor laboral te aportará asesoramiento, capacidad de negociación y mediación, así como ideas, sugerencias y un ahorro de tiempo y dinero que, a la larga, puede ser muy útil tanto si eres empresa como si eres trabajador.


Especialidades de un Abogado Laboral

Un abogado laboral puede ayudarte en diferentes ámbitos laborales, como por ejemplo es cuando tengas problemas con el finiquito, si tienes un accidente laboral, quieres preparar tu jubilación, tienes problemas con tu pensión o no sabes cuál es la que mejor se ajusta a tu caso.

Veamos, punto por punto, cómo un abogado laboralista puede ayudarte:

Finiquito

El finiquito es el documento que pone fin a toda relación laboral entre una empresa y un trabajador. Una vez se firma el documento de liquidación, se supone que la empresa ha realizado el pago económico correspondiente para cesar de toda responsabilidad con respecto al trabajador y, éste, del mismo modo, queda exento de seguir realizando el servicio para el que se le había contratado.

El finiquito, por lo tanto, debe incluir los siguientes aspectos para satisfacer a ambas partes: a) El salario correspondiente a los días trabajados en el mes en curso; b) los pagos extra que se derivan de horas extra, así como de pagas extraordinarias y complementos acordados por contrato; c) el cobro de las vacaciones generadas que no han sido disfrutadas; d) indemnización, en el caso de haber sido despedido de forma no objetiva.

Es importante saber que el finiquito se cobra siempre que se termina una relación laboral, que no implica que se esté conforme con lo estipulado por la empresa a pesar de que se firme, pudiéndose reclamar judicialmente en todos los casos en los que no se esté de acuerdo, siempre y cuando se presente una demanda en la que figure las cantidades y los datos para que el juez dictamine la cantidad que el trabajador debe cobrar. Además, el periodo para reclamar una cantidad diferente a la presentada por la empresa es de 20 días hábiles. En caso de no haber cobrado nada, el tiempo estipulado para cualquier reclamación de finiquito es de 1 año desde el día que cesó la relación laboral.

Accidentes Laborales

Si has sufrido un accidente en el trabajo tienes que saber que la legislación española contempla el derecho a una indemnización legal.
Concretamente, las obligaciones legales de la empresa en forma de derechos legales para el trabajador se pueden resumir en el derecho a la asistencia sanitaria, el reconocimiento al derecho a las prestaciones de la Seguridad Social, el derecho a un recargo de prestación si el accidente es a causa de la falta de medidas de seguridad, el derecho al abono de mejoras voluntarias y al derecho al abono de indemnizaciones procedentes de responsabilidades civiles o penales.

Los tipos de indemnización que puedes solicitar, dependiendo del tipo de accidente laboral que hayas sufrido, son por:

  • Incapacidad (transitoria, permanente y no invalidante),
  • Indemnización por seguro de convenio,
  • Daños y perjuicios,
  • Perjuicio estético,
  • Lesiones y
  • Daños corporales.

Si has sufrido un accidente laboral, ponte en manos de un abogado laboralista con experiencia capaz de valorar todos los aspectos que necesites para evaluar las consecuencias y poder reclamar la indemnización que te corresponde, como son los peritos médicos, los técnicos en prevención, los expertos en el cálculo de perjuicios económicos y los expertos en indemnizaciones laborales.

Jubilaciones

Para acceder a la prestación pública de jubilación, en España la edad del trabajador tiene que ser de 65 años y haber cotizado 15 años a la Seguridad Social. Además, existen más condiciones que cumplir, como por ejemplo que 2 de esos años estén dentro del periodo anterior a la solicitud de jubilación. También existen requisitos para otros tipos de jubilación que no son ordinarias, contemplándose diferentes tipos de jubilación a la que podrías acogerte si cumples con sus prerrogativas.

Podemos destacar:

Jubilación ordinaria

65 años, ampliable hasta los 67 en 2027, un mínimo de 15 años de cotización y 2 antes de los 10 desde que se solicita;

Jubilación anticipada

También conocida como prematura, que se caracteriza por la posibilidad de acceder a la pensión antes de la edad mínima requerida por ley y que, entre ellas, se diferencian las solicitadas:
  • por cese involuntario (33 años de cotizaciones),
  • por cese voluntario (requiere alta y 35 años de cotización)
  • y sin condición de mutualista (30 años de cotizaciones);

Jubilación parcial

Después del cumplimiento de 60 años;

Jubilación activa

Compatible con tiempo parcial y completo

Jubilación diferida

Cuando se produce después de la edad requerida.


Pensiones

Si estás pensando en acceder a una pensión, en España están previstos diferentes tipos de pensión. Este tipo de subsidio, seguro o pago (temporal o de por vida) que recibe una persona del sistema público o de una entidad privada está establecido por ley y acredita una cantidad económica específica.

Existen las pensiones contributivas y las no contributivas, a las cuales se accede siempre y cuando se cumplan unos requisitos.
Para acceder a la pensión se requiere una serie de requisitos de acceso, importe y duración, además de instrucciones para saber cómo y dónde solicitarla, las obligaciones que supone y los derechos que conlleva.

•    Pensiones contributivas.


Son aquellas prestaciones económicas con una duración indefinida y que están supeditada a una relación jurídica con la Seguridad Social, por lo que requieren una cotización mínima, dentro de unos requisitos específicos: distinguimos entre las pensiones de jubilación, las pensiones por incapacidad permanente, las pensiones por fallecimiento, las pensiones por vejez, las pensiones por invalidez y las pensiones por viudedad.

•    Pensiones no contributivas


Son aquellas prestaciones económicas que se reconocen a personas con una situación de necesidad y que requieren de protección porque no tienen recursos suficientes para su propia subsistencia. Entre las pensiones no contributivas que se acogen a la ley, se encuentran las pensiones de invalidez y las pensiones de jubilación.



Abogados laborales gratuitos: Formas de conseguirlo


¿Cómo conseguir un Abogado Laboral Gratis en España? A continuación explicamos cómo conseguir un abogado laboralista gratis que preste el servicio legal profesional de defensa jurídica y/o reclamaciones que necesita.

Existen varios modelos para conseguirlo. Veamos los más importantes:


1. Sólo pagas si ganas

El primero de ellos, y posiblemente el más común en la actualidad y más utilizado en la red, es el modelo que incluye una ventaja respecto al más convencional: el profesional te cobra sólo si tú también lo haces. De este modo, puedes estar tranquilo porque no desembolsas ninguna cantidad de dinero sin saber si el procedimiento judicial no resulta favorable.

En los casos en los que hayas podido sufrir una negligencia de contrato, un accidente laboral o que suponga una responsabilidad laboral para la empresa que te contrata o problemas derivados con sus trabajadores, se le asignara un abogado para que emprenda los procedimientos judiciales pertinentes sin desembolsar dinero.

Si tienes que gestionar, negociar o solicitar asesoria sobre una jubilación, una indemnización o un despido, un abogado le tramitará rápidamente su caso y de una forma ágil y sin coste alguno. Se le informará de los progresos y sólo cobrará cuando se efectúe el pago por parte de la empresa.

Para cualquiera de los casos específicos que requiera un abogado laboralista, el profesional sólo cobrará honorarios cuando reciba la indemnización o el cobro del finiquito correspondiente a las cantidades acordadas por contrato.

Estos sitios corresponden a bufetes de abogados que son profesionales jurídicos laborales. Éstos estudian tu caso y le asesorarán, defendiéndote para que consigas la máxima indemnización y/o beneficio económico, todo ello sin un coste por adelantado por tu parte. En estos casos, es el bufete el que adelanta las cantidades necesarias para tramitar tu caso y que se gestione de la forma más rápida, operativa y eficaz posible.

2. Abogado gratuito por derecho propio

Otra forma para encontrar asesoramiento jurídico gratuito y la contratación de un profesional porque se ha sufrido algún problema laboral, es la de disponer de un abogado gratuito por derecho propio. Para disfrutar de ello, se tienen que cumplir con una serie de condiciones.
En primer lugar, debes ir al Servicio de Orientación Jurídica (SOJ), para que te orienten, asesoren y expliquen si es necesario o no acudir a un tribunal para resolver el problema que tienes entre manos. En muchos casos, sólo es cuestión de poner en marcha otras vías para resolver el problema y sólo será necesario un abogado para defender cuestiones específicas que la justicia gratuita puede resolverte.

Por ejemplo, si has sufrido un accidente grave que te impide seguir realizando tu actividad profesional diaria normal, tendrás derecho a requerir los servicios de un abogado de forma gratuita.

Existen webs que ofrecen este tipo de servicios legales gratuitos, en los que se requiere filtrar la ciudad, el tema a requerir y la especialidad, además del nombre del abogado si se conoce, mostrando un listado de profesionales, con años de experiencia, logros y número de clientes, así como respuestas a problemas parecidos resueltos.

Además, proporcionan la posibilidad de resolver cualquier duda relacionada rápidamente, sin necesidad de buscar y comprometerte con ningún abogado. El procedimiento es el de preguntar directamente en una sección para ello diseñada y, en un plazo breve de tiempo, recibir una contestación de los servicios donde se plantean soluciones y profesionales que te pueden ayudar a resolverlo. Por ejemplo, si se tienen conflictos laborales, si solicitas este tipo de servicios te pueden ayudar a ahorrar mucho tiempo y dinero.

3. Primera consulta gratis

Otra de las formas de conseguir un abogado gratis es aprovechando el hecho de que muchos profesionales legales ofrecen una primera cita gratuita.

Este modo de gratuidad también es muy rentable para los abogados que quieren conseguir nuevos clientes y son capaces de transmitir tanto los conocimientos, la experiencia, como las posibilidades reales y la confianza para abordar el problema.

Este tipo de profesionales se valen de una primera cita gratis para ganarse la confianza del cliente. Esta, no sólo sirve para saber la realidad y el alcance del tema a tratar, sino también para transmitir y convencer al cliente. Cara a cara es el mejor escenario para transmitir la confianza que online no se consigue. Una vez conocido al profesional y la idoneidad del contacto, es posible que tengas más capacidad para saber si podrás afrontar el problema y pagar al profesional o, por el contrario, prefieras seguir buscando soluciones legales con otro profesional y/o abordes el tema de otro modo sin que te cueste nada descubrirlo.

Es una opción muy utilizada porque el cliente no pierde mucho tiempo y tampoco hace ningún desembolso de dinero. A parte, no supone ni tiempo ni recursos para el profesional, sólo una oportunidad muy interesante de ganar un cliente nuevo.

4. Teléfonos gratuitos

Otra forma de conseguir una asesoría legal gratuita es utilizando los teléfonos que algunos bufetes facilitan online para resolver dudas o preguntas frecuentes.

En estos casos, al recepcionar las llamadas, la consulta que puedes hacer es gratuita porque se hace por teléfono sin coste alguno.
Puede ser una alternativa interesante en algunos casos, sobre todo si tu caso aún está verde y no tienes prácticamente ninguna idea de cómo abordarlo y ni siquiera sabes si en tu caso requiere ayuda profesional.

Las llamadas por teléfono resuelven gran parte de las dudas que quizá no sabes cómo buscar en internet y preguntando directamente puedes resolverlo más rápido y de forma más eficaz.

Honorarios de un Abogado laboral

Si tienes un problema laboral, el precio que tiene resolver el problema legalmente puede ser diferente, dependiendo de la opción que elijas.
Cuando contratas un abogado laboralista tienes que saber que no existe un precio acordado de dinero que te pueda ayudar a saber cuánto cuesta. Un abogado, en este caso laboral, puede cobrar los honorarios que quiera, siempre y cuando se acepten por parte del cliente. Todo es cuestión de negociar el precio con ellos.

Lo habitual y recomendable es pagar una parte al principio, en forma de provisión de fondos, y otra cantidad al final, dependiendo de lo que se haya conseguido. El motivo es que un abogado laboral se hace cargo de estudiar tu caso, trabajarlo, preparar solicitudes, trámites y gestiones, presentarlas y subsanarlas en caso de desestimación. Todo ello tiene un coste que requiere ser sufragado y lo normal es que el abogado solicite una antelación de fondos para que se puedan cubrir antes ser gestionadas.


Política de cookies